¿Qué es y qué ofrece Ethereum 2.0 y el Sharding?

Ethereum 2.0 trae una serie de actualizaciones, que se están llevando a cabo en su cadena de bloques o blockchain. Con la finalidad de renovarla, potenciarla y mejorar su eficacia. Estas mejoras, harán que la plataforma sea más escalable, mucho más segura y sostenible. Estas actualizaciones han estado en desarrollo durante los últimos años y representan una transición importante, para la segunda criptodivisa (por capitalización) más popular del mundo. Con Ethereum 2.0 culmina un ciclo, el minado de ETH con GPUs (con lo cual ahora la red se vuelve  verde ahorrando energía). Y nace un nuevo sistema de incentivos, validadores de transacciones por participación.

Ethereum ha crecido exponencialmente en estos últimos años, la red ha incrementado el volumen de transacciones diarias. En la actualidad, puede manejar de entre 15 a 45 transacciones por segundo, lo que lo hace poco escalable. Esta creciente demanda, también está impulsando el costo de las comisiones por transacción, perjudicando mayormente a los nuevos usuarios.

Ethereum (como muchas otras plataformas), utiliza nodos, que es en esencia, cualquier dispositivo que se conecta y se sincroniza a la cadena de bloques. Estos nodos están interconectados entre si e intercambian constantemente datos, para que la red se mantenga actualizada. Pero los nodos en la plataforma Ethereum están experimentando un aumento de demanda que cada vez menos pueden asumir.

Si todo finalmente resulta como se espera, Ethereum 2.0 podría establecer nuevas reglas de juego (actualizando así el protocolo de consenso). No solo será capaz de realizar 100.000 transacciones por segundo (aumentando su utilidad). Sino que también podrá reducir la emisión de nuevos «tokens», aumentando por ende la demanda sobre las unidades limitadas.

 

¿Cuáles son los nuevos retos a lo que se enfrenta Ethereum 2.0?

Ethereum 2.0 debe ser capaz de manejar más transacciones por segundo sin aumentar el tamaño de los nodos. Este aumento no sería nada viable si no fuera por el sistema Sharding, porque de lo contrario solo aquellos con máquinas más potentes y con mayor capacidad de almacenamiento, podrían hacerlo. Ethereum 2.0, mediante el Sharding distribuirá la carga de la red en 64 nuevos canales (o Shards). Esto le dará a Ethereum la posibilidad de reducir la congestión y mejorar las velocidades, más allá del número de transacciones.

Para mitigar la presión, los desarrolladores han recurrido a la fragmentación de la blockchain, para ampliar el volumen de las validaciones. En esencia, esto dividirá en grupos más pequeños el número de transacciones que se almacenan en las bases de datos. Lo que aliviará la carga sobre el sistema actual y permitirá más transacciones por segundo. La fragmentación es un  proceso vital e importante, ya que, hará que la red sea más sostenibilidad en el tiempo, permitiendo que personas corrientes puedan albergar la parte correspondiente de las transacciones totales sin necesitar una infraestructura de almacenamiento demasiado avanzada.

Además requerirá menos trabajo de los validadores de las transacciones. Quienes solo requerirán validar un pequeño grupo de transacciones (respecto el total). Esto permitirá que los nodos sean mucho más livianos, lo que facilitará a Ethereum crecer y permanecer descentralizado.

El modelo de seguridad de Ethereum también necesitaba ser reestructurado, debido a la introducción de los Shards. La cadena principal asignará aleatoriamente validadores de transacciones a los diferentes Shards. Esto hace que sea prácticamente imposible atacar un fragmento en específico.

Con mucho más usuarios en la plataforma, Ethereum 2.0 planea pasar de Proof of Work (que consume mucha energía) a un proceso nuevo denominado Proof of Stake o «staking».  Que consiste en un conjunto de nodos que mantienen bloqueados una cantidad concreta de tokens y en función de dicha cantidad tendrán más o menos probabilidad de ser los creadores del siguiente bloque, en ese caso recibirían la correspondiente recompensa.

¿Qué es la Beacon Chain?

 En diciembre del 2020, se puso en marcha Beacon Chain, la cual será la cadena principal de Ethereum 2.0 y la que gestionará el resto de canales (Shards). La Beacon Chain funcionará con PoS (Proof of Stake). La siguiente fase será la fusión de Beacon Chain con la blockchain de Ethereum, conocida como «mainnet». En dicha fusión, la Mainnet pasará a ser un subgrupo de los 64 distintos que habrá (Un simple shard más del conjunto), cediendo así el protagonismo a la Beacon Chain que actuará como agente coordinador, mientras el concepto de Mainnet se transforma y pasa a significar el conjunto de 64 shards más la Beacon Chain. Esta fusión representa un hito importante y los desarrolladores de Ethereum parecen estar muy motivados y en camino de completar la transición completa.

 

Ethereum 2.0 y el Sharding potenciarán la implementación de aplicaciones descentralizadas

Ethereum emergió finalmente en el año 2015 y hasta la fecha ha tenido un enorme éxito. Han sido necesaria una serie de actualizaciones para redescubrir el enorme potencial que ofrece la plataforma. Para aquellas personas que desconocen el mundo de las criptomonedas. Ethereum es una red descentralizada impulsada por la tecnología blockchain, mediante la cual se pueden realizar pagos, contratos inteligentes y transacciones digitales a través de su plataforma.

Un contrato inteligente o «smart contrac», es, en pocas palabras, un programa registrado en la blockchain que puede ejecutarse desde la misma blockchain. Estos contratos una vez establecido el acuerdo, no podrán ser alterados o modificados y se efectuaran sin necesidad de terceros. Por ejemplo, se podría establecer un contrato de arrendamiento entre el propietario de un inmueble y un inquilino. Donde se establezca, que el costo del servicio sea pagado automáticamente al propietario, mensualmente a través de la plataforma.

Una vez que se hayan implementado todas las mejoras pautadas en la plataforma (descritas a grandes rasgos en esta publicación). Ethereum 2.0 será capaz de poner en práctica la ejecución de contratos inteligentes de manera mucho más escalable y económica.  

Con Ethereum 2.0 se abre un abanico, de nuevas opciones y oportunidades, inimaginables hasta hace algunos años. Estamos en presencia de uno de los avances tecnológicos más importantes por alcanzar en este nuevo milenio. Llevar esos avances a la práctica es el mayor deseo de toda la comunidad de usuarios que conforman la plataforma Ethereum.

Finalizo con una cita del psicólogo y novelista estadounidense Robert Anton Wilson, quien afirmó: «El futuro pertenece a cualquiera que sea capaz de asumir el riesgo, y de aceptar la responsabilidad que conlleve crearlo». Ethereum está por implementar nuevas normativas, reglas y procedimientos para el futuro, en víspera de asumir el liderazgo, en el complejo universo del blockchain.