fbpx

Tipos de blockchain: pública, privada e híbrida

Hoy día se ha vuelto más común escuchar la palabra Blockchain; y es que gracias a la capitalización del mercado, instituciones tanto públicas como privadas y en general, se han sentido atraídos a esta tecnología relativamente nueva. Por medio de ella se pueden simplificar las operaciones y ciertas transacciones.

Además, esta tecnología se encuentra en crecimiento y fortalecimiento de; con el objetivo de ofrecer servicios cada vez mejores al público en general. Pero, ¿Qué es blockchain? Es una base de datos descentralizada; donde se almacenan transacciones e información de los registros y confirmaciones de las transacciones mismas. Aunque existen varios tipos de bloques y los explicaremos a continuación.

Tipos de blockchain ¿Cuáles son y cómo se diferencian?

Existen al menos dos tipos de blockchain principales; y estas dos generan un tercer tipo; Ellas son:

  1. Blockchain pública
  2. Blockchain privada
  3. Blockchain hibrida

Cada una de ellas ofrece cosas distintas; mas no compiten entre sí. Las públicas operan abiertamente; es decir, cualquier individuo puede acceder a ellas siempre que tenga conexión a internet. No obstante, las privadas, como su palabra lo indica; operan con una red cerrada a un grupo de individuos que han sido aceptados por un administrador central.

Tienen en común, que ambas hacen uso de algoritmos de permisos o de consensos, a fin de poder validar cada una de las transacciones que se realizan. El último tipo de blockchain, las híbridas son una mezcla entre las dos primeras ya que usan la tecnología de una blockchain privada pero guardan el hash de los bloques en una blockchain pública.

Veamos cada una de ellas individualmente, características, ventajas y desventajas.

Blockchain pública

Como lo mencionamos anteriormente, es una red de infraestructura pública; es decir, que cualquier persona tiene la libertad de unirse a una red sin permiso alguno. Los participantes que se encuentran en la red pueden visualizar e incluso participar y validar las transacciones.

Las más principales serían Ethereum, Bitcoin, entre otras. Mayormente la cadena de bloques pública es para aquellas aplicaciones abiertas al público general, en las que se requiere una transparencia y descentralización total.

Adicionalmente, animan a los integrantes de la red, que actualmente también son llamados mineros; a comprobar o revisar algunas transacciones con el objetivo de que puedan recibir a cambio algunas recompensas en forma de la criptomoneda, esto fortalece a la blockchain y lleva a que cada vez haya más mineros y usuarios interesados, elevando el valor de la moneda misma.

Ventajas

Transparencia: cada participante tiene la libertad de ver u obtener copias de las transacciones, que se encuentra completamente distribuido entre los mismos.

Accesible: Cualquier persona puede unirse a la red de nodos y acceder a todo el historial de transacciones e información.

Descentralizada y resistente a censuras: por ser redes públicas, todos los participantes ejercen el mismo derecho. Nadie está a cargo o tiene algún poder en especial. Por lo tanto, tampoco pueden ser anuladas, cerradas o alteradas; ni las redes, ni las transacciones registradas.

Seguridad absoluta: Nadie tiene la capacidad de cambiar o manipular ningún dato una vez éste ya ha sido registrado.

Desventajas

Alto consumo energético: las redes públicas que usan el Proof of Work (PoW) poseen esta gran desventaja. Son valores energéticos muy altos y ambientalmente perjudiciales.

Trazabilidad en sus transacciones: como son públicas puedes ser rastreadas en caso de que una billetera vaya asociada directamente a un participante. Se podrán ver todos los movimientos y transacciones realizadas; Aunque en muchos casos no supone un problema ya que las wallets son anónimas.

Comisiones: Los mineros exigen una retribución a cambio de asegurar la red, con lo cual los usuarios que deseen registrar una transacción o información deberán pagar una comisión que irá a parar a estos mineros.

Blockchain privada

Las cadenas de bloques que son privadas permiten o admiten participantes que han sido invitados a la red previamente. Lo que quiere decir que una entidad central asigna o permite qué participantes realizan algún tipo de transacción o labor extra de creación de bloques dentro de la misma.

Son redes convenientes para organizaciones, empresas o negocios que buscar tener un acceso limitado y privado a los registros; con el fin de mantenerlo fuera del alcance del público. Sin embargo, las operaciones o transacciones que se realizan son validadas por los mismos participantes.

Ventajas

Un rendimiento mayor: por ser privadas, son más pequeñas que las públicas; por ende, posee un mayor rendimiento y velocidad en todas sus operaciones y un mayor alcance de disponibilidad en la misma red.

Confiable: en las redes públicas los participantes se mantienen en anonimato. No obstante, en las privadas se identifica claramente a cada uno de ellos; por lo que representa un mayor nivel de confiabilidad.

No hay comisiones: Los creadores de bloques no lo son por incentivos económicos sino por formar parte de la red, así pues no exigen una retribución en forma de criptomonedas y por lo tanto los usuarios no deben pagar comisión para usar la red.

Desventajas

Falta de descentralización: al no estar descentralizada, los registros se encuentran totalmente con acceso cerrado. Y es administrado por una sola organización o entidad según corresponda.

No es inmutable: es decir, que el conjunto de nodos se pueden poner de acuerdo para alterar las transacciones y los datos registrados en la cadena de bloques.

Blockchain híbrida

Las blockchain híbridas surgen de la unión de una blockchain privada y una pública. Más concretamente consiste en una blockchain permisionada corriente pero con la diferencia que una referencia de cada bloque (hash) se guarda en una blockchain pública. Cómo en el caso de las blockchain privadas, las blockchain híbridas, necesitan de un permiso para poder entrar o unirse a ella y ejecutar distintas funciones dentro de la misma.  

Estas cadenas no son tan conocidas como las públicas y privadas. Son ideales para empresas, organizaciones o negocios que deseen tener una capa de seguridad adicional.